RECICLANDO QUE ES GERUNDIO

lunes, 15 de septiembre de 2014

Lo bueno no siempre sale caro, ¿ verdad ?.
Esta blusita hace rato que no la usaba,
pero es tan linda que no quería desprenderme de ella.
Así en un ratito de esta mañana, con cutter en mano, 
me dispuse a cortar y ver lo que iba a aprovechar.
Me venía genial, porque necesitaba un almohadón chiquito, 
apenas para apoyar un poco la espalda 
cuando me siento a coser. 
  Aproveché todo, absolutamente todo, incluídos los tirantes.
 No me alcanzaba para la parte trasera, 
así que abrí el armario de mis telas y busqué una que combinara bien, tanto en color como en diseño . . .
 para complementar el aire romántico que tiene.
 El voladito lo dejé dónde estaba, 
simplemente me gustó la asimetría. 
Antes y después de una blusita vieja.
¿ Te gustó ?
pués entonces buscá en tu armario, 
seguro que encontrás algo que ya no te ponés
 pero podés seguir usándolo solo que de otra manera.
Bueno, bonito, barato y creativo.

UN POCO DE TIEMPO LIBRE, UN POCO DE DULCES Y OTRO POCO DECORADO

sábado, 13 de septiembre de 2014

 A mi que me expliquen cómo es que hay gente que se aburre, porque yo no lo entiendo. 
Es más mi problema,  como el de muchas de uds., 
es que no me llega o no organizo mi tiempo
 para hacer todo lo que tengo ganas.
 Es cierto que hay ratos o días en que 
no tengo ganas de hacer nada, o mejor dicho, 
tengo ganas de tirarme en el sofá, así de simple y de fácil. 
Lo que los argentinos decimos  "hacer fiaca", 
¡es que somos tan listos!, 
porque no es que no estemos haciendo nada,
 hacemos fiaca.
La cuestión es que estos días estoy que no paro de la variedad de cosas que estoy haciendo.
Con algunos amigos fuimos una tarde a juntar moras, y trajimos tantas que tuve ganas de preparar mermeladas. Reconozco que cocinar no me gusta, pero de vez en cuando me meto a jugar en ella.
 Y así quedaron mis frasquitos con mermelada de mora,
 ¡ riquísima !, y por supuesto no pude evitar decorarlos de manera muy fácil, rápida y sencilla.
 Un lujo de desayuno, 
lo ideal hubiera sido no tenérmelo que preparar yo, pero . . .
Ese mismo día y con los mismos amigos, fuimos a casa de Carmen a juntar manzanas. 
Impresionantes como estaban de cargados esos árboles.
 ¡Bellísimos !, y las manzanas muy,muy sabrosas y jugosas. 
 Llegué a casa con una bolsada de ellas.
 Y otro día, antes de que empezaran el cole, 
fuimos con mis sobrinas y mi mamá a dar un lindo paseo, 
a comer muy rico y a buscar arándanos. 
No imaginábamos encontrar tantos.
 Preciosos y riquísimos. 
Así que llegamos a casa con un par de cajas de ellos.
 Y como no podía ser de otra manera, una parte quedaron para consumo tal cual estaban y la otra terminó en mermelada.
Y ya que estaba con las manos en la masa . . . empezó la mezcla para aprovechar fruta algo madura que había en casa. Duraznos, peras, ciruelas, moras, arándanos y manzanas. Mientras esterilizaba los frascos, más mezclas improvisaba.

Esta vez decoré mis frasquitos con una lindas etiquetas que encontré por la red. 
Hice tantas mezclas y variedades que necesitaba etiquetarlas.
 Y por último sólo me quedaba la bolsada de manzanas, 
así que a la olla. 
Con azúcar negro, un poquito de jengibre y canela 
. . . mmmm, ¡ que rica ! 
La verdad que fue divertido todo el proceso, desde la recolección hasta el envasado. Y ahora ya tengo para regalar y para consumir con unas tostadas de pan de cereales, semillas y yogur que está buenísimo,
 o con scones 
o con queso o con la cuchara.
Y esto que sigue es un trabajo de patchwork que lleva terminado y dando vueltas por el armario de costura
 hace como un año.
Es que no terminaba de pintar el marco donde lo iba a colocar. 
Está inspirado en las lavandas. 
Me encantan y todos los años las busco frescas y armo ramitos que luego conservo secos, hasta el próximo año.



Tardé pero por fin quedó enmarcado y colgado. 
Su función, como claramente se ve, 
es un perchero que está en mi cuarto de costura.
Además de lo que se ve, ahí suelo colgar mi delantal para coser y diferentes bolsas que uso según a dónde vaya, 
con revistas o patrones o proyectos.
Fue un trabajo rápido en tela, al que le incluí un bloque central bordado con nuditos franceses formando un pequeño ramo de lavanda, al que luego le agregué un moñito de terciopelo.

La bolsa estampada tiene mis dos proyectos de crochet. Una nueva mantita con grannies en tonos suaves, y un .... ese ya se los mostraré. Empecé ir a clases este mes, no sé si más por aprender o para ver a mis compis del Club de los jueves.

Creo que por hoy hubo bastante. 
Yo voy a seguir con mis proyectos. Ya no de cocina, pero de pintura y costura tengo lista de espera.

. . . seguro que sí, ¿ no les parece ?.

OTRA OPORTUNIDAD

domingo, 7 de septiembre de 2014

 Ella es muy generosa, no sólo conmigo, 
y por eso se hace querer tanto. 
Hace  ya varios días me mandó una foto de estas dos hermosas sillas y me pregunta: 
¿ hacemos un trato?, una para cada una pero vos pintás las dos. Mi SÍ QUIERO, no se hizo esperar.
Así que unos días después me las trajo a casa. 
Llegaron preciosas pero descuidadas,
 cosa normal porque iban para leña.
 Manos a la obra. 
¿ Ven la diferencia?, 
la primera ya estaba tratada con una "crema nutritiva".
El color para mi silla lo tenía más que claro, el de ella no, 
pero luego de intercambiar mensajes,
 supe cual era el que prefería. 
Entonces me encontré con un problema: 
ese color no me alcanzaba para las dos.
Así que cambié el color de la mía. 
Y así quedaron, ambas preciosas.
La verdad es que nuestra silla la empezó y terminó "él", 
para que yo pudiera ocuparme de la de ella
El tiempo es un bien escaso por eso hay que organizarse. 
 
Ella no sé si ya decidió el lugar para su silla, 
pero en cualquier sitio quedará bonita y dará un toque de alegría y luz por su color del sol.
Me encanta.
 El color que elegí para mi silla, es un verde oliva pálido.
 Hace tiempo que no uso barnices, 
así que un par de manos de cera fueron suficientes para resaltar la belleza de sus torneados.
También me gusta mucho.
Mi silla  ya está en nuestra habitación, 
cumpliendo dos funciones: decorativa y de perchero.
Siempre hace falta un lugar donde tirar la ropa cuando llegamos a casa.
Al final las dos quedamos contentas con nuestras sillas gemelas. Fue y seguirá siendo un placer "hacer tratos" con ella.

Antes y después.
Así que si te gustaron nuestras sillas, recuperá las tuyas, 
las de tu abuela, las que ves abandonadas al lado de un contenedor o salvá las que un tío vaya a usar para leña. 
A veces con solo limpiarlas es suficiente, 
está en vos si necesitas algo de color.
Además no importa si tu mesa ya tiene todas las sillas necesarias, siempre habrá un lugar donde quedarán preciosas.
 Acá te dejo algunas simples ideas
 para decorar  con ellas cualquier rincón.







No sé si todas las personas siempre nos merecemos 
una segunda oportunidad, pero desde luego los viejos muebles de madera se merecen todas las que haga falta.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...