sábado, 6 de febrero de 2016

¿ DÓNDE ESTÁN LAS TIJERAS?

 Un pequeño grupo de compañeras de trabajo y dada
la complicación de ir de cena para festejar el fin de año juntas,
este año decidieron cambiar la rutina anual.
Dado que a todas cosen un poquito, decidieron regalarse
unas horas juntas para hacer lo que les gusta.
Eligieron el día, el proyecto y me llamaron.
Mi taller se abrió solo para ellas, le di mi aire a un viejo patrón
para guardar las tijeras, preparé algo rico para el café
y todo empezó a fluir.
 Ayer en clase y como sin querer,
decidimos que teníamos que ir todas a
 comprar un poco de bies.
En cadena una pasó a buscar a otra y
 así llegamos a la mercería.
Nos tentamos con algunos botones y un poco de elástico
para algo que teníamos en mente.
¡ Que poco y rápido compramos !, así que
ya está la excusa perfecta para ir a desayunar.
 
¡Que rico estaba el café !, ¿ tomamos otro?,
pues claro, la charla es amena.
 
 Uyyyyy, cómo se fue la hora...
 tengo que pasar por la carnicería, ¿ me acompañan?, 
 pues sí vamos.
 Y yo ( dijo otra) tengo que pasar a comprar té, 
¿ vamos?, clarooooo.
 Uyyyyy, ahora sí que se nos hizo tarde. 
( Una)Tengo que ir a buscar a mi madre,
(otra) y mi marido me mata que se quedó con los niños 
y le dije que volvía en un ratito,
y yo tengo que ir a hacer la comida.
Y ustedes, sí, sí, las que me están leyendo,
se preguntarán a qué viene todo esto.
Pues a nada y a todo.
Solo que a veces con ratitos tan simples como estos,
se puede ser feliz.
Más de una vez hay que cortar 
con lo que nos impide ser feliz,
y mejor si tenemos a mano
las tijeras, ¿ no les parece ?.

miércoles, 20 de enero de 2016

HAPPY PATCHWORK

Hay días para todo, 
y las fiestas pasadas me dejaron
 con muchas ganas de dibujar y de coser.
Así que reglas y lápiz para volver 
a algún bloque tradicional. 
 Y luego de la elección de telas, empieza lo divertido.
Las piezas preparadas y lista para coser.
 Una vez que todo está aplicado,
empiezo a acolchar . . . ¡ que relax !, 
cada día me gusta más.
 Los Valdani matizados son una debilidad, ¿ los probaste?.
 Y me voy entusiasmando y sigo acolchando.
 
Este es el reverso del acolchado, no es un bordado. 
Al usar telas lisas en las traseras podemos ver 
los colores de los hilos y el dibujo perfilado,
a mi me parece precioso aunque no perfecto.
Y luego (o antesa jugar con los detalles que decoran.
 Y también con la simetría o la ausencia de ella,
es cuestión de gustos.
 
Eso sin, sin duda, el interior es tan importante como el exterior.
Y por fin renové mi vieja funda para el bastidor.
 


Para que no ande rodando por ningún lado,
y para transportar mi labor.
Y ya puestos, y aunque no era necesario,
pero placentero, renové mi guarda agujas y mi alfiletero.
Detalles del interior.

 Está vez tenía ganas de mezclar telas y bordados,
siguiendo mi estilo country . . .
y despreocupado.
Ambos diseños estarán pronto disponibles para su venta.
Ahora a tomar un rico té,
nos vemos pronto.



jueves, 7 de enero de 2016

ALL YOU NEED IS ... WINTER

Si hay algo que extrañaba de Buenos Aires
y he recuperado en Madrid, son las cuatro estaciones.
Las que más me gustan son las intermedias,
primavera y otoño, pero cada una tiene su encanto.
Para muchos al invierno ( actual estación de este lado)
hay que saber mirarlo ... bueno, como a todo.
Todo en está vida tiene múltiples miradas.
El invierno me da la sensación de ser más íntimo,
 más introspectivo.
Quizá porque en la calle hace frío, llueve y el viento 
nos cala los huesos.
Quizá porque al entrar en casa, sentimos 
el calor del hogar, nos abraza 
y agradecemos esa cálida sensación.
Será porque me gusta andar con ovillos de lana
y ver qué cosa me sale con un par de agujas,
mientras sigo en pijama, en el sofá, 
mirando alguna película que no requiera 
mucha concentración.
 Hay días en los que parece que el gris se nos adentra
 en el ánimo y entonces apreciamos más 
ese rayo de sol que aparece tímidamente.
Y díganme, ¿ a quién no le gusta mirar el fuego 
y sentir el crujir de la leña?.

Compartir momentos con chocolate caliente
y el olor a bizcocho que llega de la cocina.
Quizá el ambiente sea, también, más romántico, ¿ no?.
Me encanta poner velas aromáticas por toda la casa,
porque relajan, iluminan suavemente  y
 ayudan a que el ritmo sea pausado y armonioso.
Y aunque la naturaleza parezca muerta,
crece en su interior y las raíces se adentran en la tierra, 
pero también seguimos disfrutando 
de flores y colores con diferentes matices.


Y como no todo va a ser acercamiento al interior,
un café con amigos, de vez en cuando, con los que están cerca,
y la tecnología con los que no lo están.
Así que, sea la estación que sea,
 allá dónde estés . . .


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...