OTRO RESTAURADO

jueves, 20 de noviembre de 2014

Este mueble nos acompaña hace como un año y medio.
 Fue un precioso regalo de unos buenos amigos.
Esta foto no muestra su color real ya que la saqué de noche. 
Su madera era mucho más oscura, casi negra. 
Y aunque precioso, necesitaba una restauración urgente
 a la que tenía que dedicarle mucho tiempo.
 Y por fin se lo dediqué.
 Mientras lo restauraba a fondo iba pensando en cuál sería el color adecuado para él, y como no pude decidirme por uno, creo que la opción que elegí fue la correcta. 
Por lo menos yo estoy enamorada de como quedó.
Así le da el sol a determinada hora del día, 
y resalta su color, sus imperfecciones y su belleza. 
 Acá pueden ver el color real de su madera, 
me resistía a taparlo por completo.
 Es un mueble con mucho lugar de almacenaje. 
Parecía que su destino sería otro, 
pero encontró su lugar junto a nosotros
 y su uso será el mejor posible.
 Un verde oliva y un rojo borgoña. 
Una combinación ideal para este mueble tan antiguo.
Acá ya lo había terminado de pintar,
 pero le faltaba todavía el toque mágico y protector de la cera. 
Y por supuesto decaparle algunas zonas, 
como me gusta a mi. 
 Dejé su imperfecciones como estaban, 
no me gusta mucho tapar las marcas del paso del tiempo,
 son parte de la historia de los muebles.
 Dejé los herrajes originales.
 Terminado y
en todo su esplendor.

 Era y es precioso.
Pero ambos necesitábamos este cambio
Ya está en un lugar privilegiado dentro de mi taller de costura, no podía ser de otra manera. 
Dentro cobija casi todos mis trabajo, de tantos años.
 Cuanto más lo miro más me gusta,
¿ y a ustedes ?

YELLOW

jueves, 6 de noviembre de 2014

En otra ocasión les contaré de mi nueva mudanza, 
de mi nuevo sitio. . . resumiendo de muchas cosas nuevas.
Pero tengo especial amor por las cosas viejas, antiguas, estropeadas, esas cosas que muchos tirarían a la basura. 
Veo en casi todas ellas una belleza que se realza con muy poco y de esa manera siguen contándonos su historia
 compartiendo lugar con cosas más modernas  (o no).
Así que cuando lo ví, me enamoré.
 Así era, algo maltratado, oscuro y un poco triste pero a pesar de eso yo lo ví hermoso. Y me lo llevé a casa.
Hace tiempo les dije que tenía ganas de color 
y en especial del amarillo. 
Así que este es uno de los varios muebles 
que terminaron del color del sol.
Las imágenes son del piso vacío que dejé hace una escasa semana en mi querida Asturias.
La habitación tenía el techo abuhardillado
y por mucho que buscamos opciones,
 no encontramos ninguna para colgar la tv, 
así que este pequeño mueble nos resultó
 súper cómodo  para ese uso, 
pero sobretodo le aportó algo más de color.
Pintado de un amarillo inglés,
que luego decapé un poco,
 
y finalmente protegí con cera.

Si se puede me gusta dejar los herrajes originales,
 y en este se pudo y el contraste con el color quedó ideal.
¿ No me digan no valió la pena rescatarlo ?
A mi me encanta, cuánto más lo miro más me gusta.

. . . no es tan dificil .

PSICOLOGÍA DEL COLOR

viernes, 10 de octubre de 2014

Esta silla ya la vieron en varias entradas atrás, pero viene a cuento de lo que les quiero mostrar hoy.
Llevo una temporada obsesionada con el color en general, 
pero el amarillo me tiene atrapada especialmente.
El amarillo es un color cálido, se lo relaciona con el sol, 
la juventud y la alegría. 
Si lo utilizas en pequeños objetos les aportará relieve, 
y dará claridad, profundidad y calidez a la habitación.
Una zona oscura será verá más diáfana.
A su vez es clásico y moderno.
Así que decidida a dejar entrar el sol a casa
este otoño-invierno, 
elegido el color y con pincel en mano, 
empezamos.



 El antes y después de un  viejo paraguero 
muy bonito.



Usé blanco roto para el  interior,
 amarillo y gris para el exterior.
Luego lijé algunas partes,
 envejecí y protegí con cera oscura.
  Como no tenía pensado usarlo como sería su función original,
 decidí decorar un rincón colocándole 
una hortensias de color granate oscuro, 
que quedarán muy bonitas y otoñales
 a medida que se vayan secando.

 Quizás la lluvia me inspire inversamente. 
Es decir, estos dos objetos tienen que ver con ella 
y yo opté por transformarles su uso, 
quizá para ignorarla cuando se instala 
en Asturias por varios días.
Así eran estas botitas infantiles,
pero el sol, el viento y agua, las fueron resecando.
Y no es que no me gustaran de esta manera,
sino que las quería de este color.
Y empecé sin saber que efecto haría la pintura,
 pero me gustó tanto, tanto, que hasta me animé a darles cera, 
para dejarlas con aspecto viejuno . . . 
es decir parecidas a como
las había dejado el paso del tiempo, jajaja.
 Cambié los cordones por unos más rústicos
Y por fin quedaron listas para ocupar su lugar.

¿ No me digas que no son lindas?
Como podés ver en mis últimas entradas, yo llevo un par de meses alternando pinceles, con telas y lanas. 
Así que no te vayas lejos porque si ésto te gusto,
 habrá más porque tengo varias cosas
terminadas, renovadas y restauradas.
¿ Y vos no te vas a animar a transformar algo


 con un poco de pintura o de tela?, 
y ¿ por qué no darle un uso diferente a las cosas ?
Al final cada uno es lo que quiere ser 
y ve lo que quiere ver, 
¿ no te parece ?.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...